Sherlock, Temporada 4

Episodio 1: The Six Thatchers

La muerte nos espera a todos en Samara

Sherlock, finalmente, ha vuelto. Luego de un especial de navidad emitido en las fiestas del año pasado, un año más tarde el detective mas famoso del mundo ha regresado. En esta cuarta temporada Sherlock vuelve luego de un cliffhunger en el que casi nos convencía de que se había convertido en un asesino y debía abandonar Londres para evitar la justicia, en el final de la tercera temporada, y de un regreso un tanto fallido por impostado en The Abominable Bridge, el especial de navidad. El famoso detective vuelve para ser contemporáneo que nunca (se ha convertido en un adicto a la tecnología que no puede parar de twittear ni en el bautismo de su ahijada), decisión de los creadores de la serie de ubicar la historia en el tiempo y el Londres actual.

En este regreso, nos introduce en un caso de difícil resolución como de costumbre, que nos lleva a un misterio un poco más complejo que involucra espías encubiertos y dobles personalidades. En este contexto, encontramos a un Watson opacado por la perfecta interpretación de Benedict Cumberbatch y Amanda Abbington, su esposa. Cumberbatch parece haber encontrado el tono justo para su personaje. Y Abbington interpreta a una Mary Watson que si bien en la obra de A. Conan Doyle es insignificante, en Sherlock, ha pasado a ser de villana a heroína, en uno de los mayores aciertos de la adaptación a la pantalla chica.

Con un misterio que no es lo suficientemente interesante, basado en el relato corto “Los Seis Napoleones”, la riqueza no está en la vuelta de tuerca final sobre una historia que ya tiene más de cien años, sino en la maestría de hacer esta historia actual. Aquí los bustos no son de Napoleón sino de Margaret Thatcher y el misterio de por qué son destruidos cambia radicalmente con dos propósitos: llevarnos a la historia macro – el bromance entre Sherlock y Watson – y deshacerse de un personaje fundamental, en lo que ya podemos llamar el síndrome Game of Thrones, pero en una decisión que no deja de ser algo caprichosa e innecesaria.

Mucho más divertida que la entrega anterior, pero sin la sorpresa de sus mejores capítulos – los de la tercera temporada o del excelente piloto – The Six Thatchers cumple lo prometido a la espera de un nuevo villano, Toby Jones, que viene a ocupar el lugar dejado por Moriarty, a quien se extraña.

Episodio 2: The Lying Detective

Las mujeres de Sherlock

El segundo episodio de la cuarta temporada de la serie británica, eleva la vara con respecto a su capítulo anterior, el que había quedado entre los menos interesantes de la saga. En esta segunda entrega, ubicada en el tiempo inmediatamente posterior al anterior, nos encontramos con nuestros personajes depresivos, y llevando sus demonios en concordancia con sus personalidades. Mientras Watson se refugia en visiones y saltando de terapeuta en terapeuta, Sherlock hace uso y abuso de sustancias. La relación del detective con las drogas había sido tratada de forma bastante sutil en la serie, aunque de manera mucho más abierta que en los libros donde solo se dejaba entrever en un par de pasajes, por lo que sorprende que sea casi la protagonista de la historia. El capítulo está filmado de una manera cuasi psicodélica, de una forma no lineal, y con recursos que se adaptan a esta versión adicta del personaje.

Sherlock, agobiado por la culpa y los excesos, toma un caso de una joven mujer que cree que su padre es un peligroso asesino en serie. Nuevamente el caso es solo el artilugio para mostrarnos la relación del detective con su universo – la posible reconciliación con Watson, la vigilancia de su hermano, la ayuda de una excelente y por fin aprovechada Mrs. Hudson – y avanzar hacia una nueva etapa más cercana a la primera parte, donde lo importante son los vínculos más que el misterio de la entrega.

  • © Pictures supplied by BBC/Ruckas Pictures Ruckaspictures@btconnect.com Office (UK)

El capítulo tiene un brillante cliffhanger, en el cual se nos presenta a un personaje femenino camaleónico,  que amplía el universo y que puede llegar a tener una excelente proyección en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *