Master of None – Temporada 2, de Aziz Ansari

La vida es como una caja de bombones

La visión del amor, o mas precisamente del amor romántico, siempre ha estado más asociado al universo femenino. Las películas románticas, salvo excepciones, toman como punto de vista la historia contada por la mujer. De esta manera, en la generalidad de los casos, es la chica la que relata la historia – La boda de mi mejor amigo – o bien si la voz narradora es la del hombre – Un lugar llamado Nothing Hill, para seguir con Julia Roberts – la mujer es tan o más importante que el propio narrador. El hombre pasa a ser el mero interés romántico, interés que hace avanzar la historia.

Master of None viene a poner en foco el romanticismo masculino. Con la bandera de los hombres también sufren por amor Aziz Ansari sorprendió con una comedia similar en tono a otras vistas en los último tiempo – un poco Please Like Me, otro tanto Girls – pero con el punto de vista del hombre heterosexual. La serie original de Netflix es escrita – en conjunto con su socio Alan Yang – dirigida y protagonizada por este actor de origen indio del que no se esperaba tanto talento para, principalmente, narrar. La segunda temporada arranca unos meses más tarde del sorpresivo final de la primera – trataremos de no spoilear más allá de lo necesario – en un capítulo en blanco y negro y con probadas referencias a El ladrón de bicicletas, el clásico de Vittorio De Sica. En él nos enteramos que fue del tiempo que transcurrió desde el final de la primera temporada y este inicio de la segunda con Dev, su protagonista. En el resto de los capítulos de la temporada volverá a hacer lo ya probado en la temporada anterior, en diez capítulos que son como los bombones de la caja de bombones de Forrest Gump, uno nunca sabrá con que se va a encontrar al dar play, si con un road episodio – Le Nozze – con una comedia romántica – Amarsi Un Po – un drama, siempre con toques de comedia, sobre el despertar sexual – Thanksgiving, a mi gusto el mejor capítulo de la temporada – o salirse del eje y contar la historia de desconocidos entrañables que solo aparecerán en un capítulo para hablar de New York – New York, I Love You. Esta estructura tan particular de la serie hace que sea posible ver, y recomendar un capítulo sin necesidad de haber visto la serie con solución de continuidad. Hace poco me encontré recomendándole a un amigo que había vivido fuera del país el primer capítulo de esta segunda temporada, y a otro que estaba viviendo una situación similar a la del capítulo de acción de gracias, que lo viera antes de tomar cualquier decisión.

Por otra parte, Master of None, explica como pocas ficciones de la actualidad como son las relaciones sentimentales en el siglo XXI. En First Date, nos habla de cómo se vinculan las personas en este nuevo siglo tan conectado y desconectado a la vez. Cómo el uso de la tecnología llegó para cambiar para siempre la forma en que los seres humanos nos relacionamos. Con una crítica aguda de esta realidad en el capítulo siguiente nos cuenta cuál es la forma en la que al protagonista, como a todos, nos gustaría enamorarnos, invitándonos a reflexionar sobre lo que estamos perdiendo por no dejar macerar las relaciones. Anzari comprende que el mundo cambió y ya nunca volverá a ser igual, pero no por eso  va a permitir que el mundo lo cambie a él, un romántico incurable.

No se sabe si existirá una tercera temporada, o esperemos más, ya que Aziz Ansari ha dicho que volverá solo si tiene algo más para contar. En la misma entrevista contó la anécdota de cómo nació esta segunda temporada: Aziz se había quedado sin nada que contar, y decidió, como el protagonista, hacer un viaje y vivir una temporada en Italia, materia prima de la que se nutrió para contar la historia macro en la que conviven las historias contadas en cada capítulo. Esperemos que Aziz siga viajando, o viviendo, para hablarnos de la vida desde este lado tan poco explotado como es la visión masculina sobre el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *