Lion de Garth Davis

Lion son dos películas. La primera hora nos cuenta la historia de un niño que se pierde en la calles de Calcuta y su intento de sobrevivir en una de las ciudades más caóticas de la India, y la segunda hora se centra en la historia del joven que decide volver a la India para intentar encontrar su identidad luego de haber sido adoptado por una familia australiana. Pero Lion también son otras dos películas, la película que en definitiva es y aquella que podría haber sido. Estas dos películas también guardan relación con el notorio cambio de historia y espacio que decide contar. Mientras en la primera hora la historia interesa y mueve, principalmente por la gran empatía que genera el joven actor que interpreta a Saroo pero también por la excelente factura técnica con la que esta filmada, la segunda hora parece realizada en piloto automático, contando una historia convencional que la convierte en una película para domingos a la tarde y digna de un guion sacado de alguna historia a lo “gente que busca gente”.

En esta segunda hora es donde los errores se escriben con trazo grueso, apelando en todo momento a la lágrima del espectador, y obteniendo resultados solo a estos fines, olvidándose de aquello de lo que se nutre el cine, de imágenes. Sin embargo la historia logra mantenerse gracias a las actuaciones de una Nicole Kidman fantástica, merecida nominación a actriz de reparto en los premios Oscars y por Dev Patel, también nominado al Oscar como actor de reparto por una actuación que es digna de estar incluida como actor principal (en un caso similar al de Viola Davis por Fences, actriz principal al que los productores deciden hacerla competir como reparto).

Gareth Davis hace su incursión al cine de la mano de The Weinstein Company luego de tener como principal crédito haber firmado la excelente miniserie Top of the Lake, en la que en nada se parece a Lion. En Lion todo es fuego de artificio, mientras en Top of the Lake se juega por mantener un ambiente minimalista, en lo que aquello que no se dice nos muestra lo que se esconde bajo la superficie. Sin duda habrá que seguir de cerca a este director en sus proyectos futuros, esperando quizás que vuelva a sus inicios, aquellos que se vislumbras en la primera hora de Lion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *